jueves, 26 de noviembre de 2015

Todas somos víctimas

Escribía ayer en mi perfil de una conocida red social "A las que habláis de las víctimas de violencia machista en tercera persona "ellas" no os equivoquéis, todas somos víctimas de la violencia que se ejerce contra las mujeres por el hecho de ser mujeres, violencia institucional, violencia ejercida por las parejas o ex parejas, violencia patronal, violencia económica, violencia social. Los micromachismos están ahí, no los vemos pero son parte de la violencia machista instaurada desde este sistema heteropatriarcal. TODAS SOMOS MUJERES, TODAS SOMOS VÍCTIMAS"
Hoy, pasado el día Internacional por la erradicación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas", aumque yo prefiero llamar las cosas por su nombre que no es otro que Violencia Machista,  sigo preguntándome cómo cuando las cifras "no ofciales" hablan de 72 víctimas mortales, entre las que se incluyen 9 menores asesinados  y las oficiales reconocen 48 mujeres y 9 menores asesinados por causa del machismo la sociedad no es un clamor.
¿Os imagináis que en vez de mujeres víctimas por la violencia machista hablaramos de vívtimas por razones raciales, religiosas o por terrorismo? La prueba la tenemos aún hoy en día, horas y horas de televisión hablando del terrorismo Yihadista, hace un par de semanas asesinaron a 4 mujeres en el mismo fin de semana y sus muertes ocuparon un espacio mínimo en el telediario, mínimo si lo comparamos con los ríos de tinta y horas de metraje, preguntas y tertulias que otras víctimas generan en los medios, otro caso es la muerte de un miembro de los Riazor Blues.
Las mujeres, de las cuales ya hemos dicho al principio que somos víctimas por vivir en una sociedad que estigmatiza al cromosoma XY, tenemso que asistir impertérritas a ser víctimas de segunda, seguimos soportando los micromachismos que se reproducen en la mayoría de las familias y lo que es peor entre los adolescentes que ahora han descubierto un método más de control, una vía más para ejercer la violencia contra la mujer, internet y la mensajería instantánea.
Día a día tenemos que soportar cómo nuestras reivindicaciones siguen siendo relegadas a un segundo lugar, como nos llaman feminazis cuando levantamos la voz para exigir respeto o decir basta ya, como se denigra la palabra feminismo, intentado equipararla al machismo, algo que esta muy lejos de ser verdad, seguimos escuchano frases como "mujer al volante, peligro constante", "a ver nena, que calladita estás más guapa" o vemos en libros de texto oraciones para analizar sintácticamente que situlmente y con toda la intención ayudan a mantener a la mujer en la posición de cuidadora, limpiadora, trabajadora y todo lo que se le eche encima como, "ella trabaja, limpia la casa y atiene a los niños" ¿Ella? que pasa que el está en el sofá esperando que le lleven las zapatillas y la cerveza fría. ¡Ya está bien!
Hoy quiero invitarmos a todas a no pasar una más, a decir alto y claro cuando se olvidan de nombrar a nuestro género alguna frase que les recuerde que somos el 51% de la población, que estamos allí y que estamos cansadas de ser ninguneadas. Hoy os invito a pintar de violeta nuestars voces y hablar sólo en femenino, de dirigirnos solamente a nuestro género y reír cuando digan "¿qué pasa es que nosotros no estamos?, levanta la voz con orgullo y día, asi nos sentimos nosotras durante milenios.
Este año un nuevo propósito, dar golpes en la mesa para que se nos vea, gritar fuerte y claro, manifestarnos, comunicar sólo en femenino, exigir que se hable de violencia machista en todas sus vertientes y comencemos a dejar de ser víctimas, y mientras lo seamos siendo no seamos víctimas silenciosas, practiquemos la sororidad y recordemos que somos mujeres orgullosas, combativas, feministas y fuertes.
Cambiemos la letra del arroz con leche, las frases hechas y las sentencias lapidarias. Desde hoy siéntete orgullosa de ser mujer y feminista y lucha por la igualdad efectiva y en ese camino nos encontraremos.
Os espero a todas. 
x