domingo, 11 de noviembre de 2012

Suma y Sigue

Siempre se dice aquello de que “Spain is diferent”, ¿diferente a qué? ¿A países donde la malversación de caudales públicos además de un delito, qué aquí lo es, la mera sospecha de estar envuelto en un escándalo de este tipo implica tu dimisión o cese inmediato? Entonces la respuesta es SI, un sí rotundo y con mayúsculas. Para muestra un pequeño botón, llevamos más de un mes dándole vueltas al tema del uso de los móviles municipales, el mal uso, uso fraudulento. Sé que puede sonar fuerte, porque ¿qué son unas llamaditas? Queridos lectores, unas llamaditas son mucho. Y lo son porque reflejan la poca ética política del que las hace, porque el que desvía fondos públicos con el móvil, no sabemos si también no dispone de “la cosa pública” a su antojo en otras parcelas. Y que además, nos pese cuanto nos pese, usar lo ajeno está mal. Estamos mal acostumbrados a venerar la famosa picaresca española, que no es otra cosa que un egoísmo cerril, poco solidario y de sociedades sin evolucionar. Así los pícaros empresarios evaden la hacienda pública (hay cifras que hablan de que el 72% del fraude fiscal lo cometen las grandes empresas) y veneramos al Dioni, que no es otra cosa que un ladrón de poca monta. ¿De verdad creéis que eso tiene alguna lógica? Aquí perdonamos alegremente a los políticos que usan los recursos públicos, esos que pagamos entre todos, como si fueran suyos olvidando que tan sólo son gestores de lo que es de todos. Perdónenme si asevero que lo de todos no se puede usar en propio beneficio. En el caso del edil Montoro, el único del que se han filtrado más facturas con desglose de llamadas, nos damos cuenta de que lleva mucho tiempo enamorado, más del que admitió cuando pidió perdón, tanto lleva enamorado que desde hace 16 meses que le pagamos las llamadas a su pareja sentimental, y eso ya me parece demasiado. Amén de saber lo enamorado que está nuestro edil de contrataciones, que vaya por delante mis felicitaciones por ello y le deseo lo mejor en su faceta personal, lo que me pone los pelos como escarpias es saber que sólo se filtró esa, y que para una que pasa en las condiciones óptimas para ser fiscalizada ya encontramos un uso fraudulento de lo público. ¿Qué no encontraríamos si tuviéramos acceso a todas? ¿De qué más nos enteraríamos el pueblo llano? La respuesta es clara. De un mal uso continuado de los recursos públicos, de que mientras ellos se suben sueldos, nos suben el IBI, nos recortan en servicios, se dan el lujo además de gastar a cuenta del erario público para cosas absolutamente personales. Pero Spain is diferent, está demostrado en Comunidades Autónomas como esta, en la que seguimos votando a los que sabemos positivamente que han estado salpicados por escándalos de corrupción. La prueba sin irnos muy lejos la tenemos en la propia Torrevieja, donde es vox populi el destino de los recursos púbicos y seguimos premiando a nuestros gestores con un voto más de confianza para que gestionen lo de todos. Ha llegado el momento de preguntarnos ¿Es que somos masoquistas?, vamos lo que está claro es que no podríamos salir haciendo publicidad de una gran superficie de electrónica, porque está claro de que aquello de, Yo no Soy Tonto, no va con nosotros. Ala, suma y sigue, venga roba que estos nos siguen votando igual es lo que se deben decir unos a otros en la segunda planta. Y lo peor del caso es que tienen razón, porque poco estamos haciendo los ciudadanos de Torrevieja para exigir la inmediata dimisión de todos los sospechosos de haber utilizado sus teléfonos móviles para fines particulares y la del concejal de Hacienda y el Alcalde por tapar las fechorías.