lunes, 28 de marzo de 2011

¡Me devuelven mi hora con intereses por favor!

Ayer cuando me levanté descubrí con sorpresa que había sido víctima de un cruel hurto. Con nocturnidad y alevosía alguien me había robado nada más y nada menos que ¡una hora!. Pasé la mayor parte de mi domingo, día de descanso, revolviendo en los cajones, mirando en la basura, buscando debajo de las camas, llegué a entrar al dormitorio de mis hijos, lo más parecido en estas latitudes al triángulo de las bermudas a ver si mi hora se me había caído allí. Cuál es mi sorpresa al descubrir que no solo yo había sido víctima de tan desalmados malhechores, en casa todos habíamos perdido una hora. Si echamos la cuenta, cuatro habitantes, cuatro horas sustraídas.
Esta mañana "emeiliando" (no creo que esta palabra la acepte la Fundèu)  o sea intercambiando email con mi editora y amiga Margie, le comenté que me habían robado una hora y que sospechaba que allí por otoño seguramente la encontrase tirada en un rincón. Y me contesto muy seria, me han dicho que si, que en otoño nos la devuelven, pero para mi que esto es cosa de los bancos, que como hacen negocio con todo, nos devuelven la hora, pero sin los intereses.
Después de recibir una información tan conciensuda de una persona en la que confío por su calidad personal y profesional me he puesto a reflexionar.
Queridos amigos, pensad el negocio que están haciendo con nuestra hora, una hora que han tomado prestada a cada uno de los habitantes de España (40 millones aprox), cuarenta millones de horas para poner a plazo fijo, en seis meses cuando nos la devuelvan imagina la cantidad de horas de más que tendrán ellos, yo calculo unos 15 minutos por hora de intereses... Un montón de tiempo que, en realidad, nos pertenece a nosotros y aquí los bancos o las administraciones nos han quitado, como quien cobra un impuesto más y no reditúa en ningún beneficio, eso me recuerda a los carísimos impuestos de recogida de basura que pago para el pésimo servicio que me brindan.
Amigos míos esto no puede ser, unámonos todos en la lucha por los intereses del tiempo robado, no digo del tiempo perdido porque es imposible calcular el tiempo que se pierde cuando vas a la seguridad social, a INEM, a tu ayuntamiento a realizar cualquier trámite, ese tiempo incluso se los condono. Pero mi hora de primavera, encima me la cambian por una de otoño, como si valieran lo mismo... De eso nada, este otoño quiero mi hora y con intereses.